Posted by on jun 27, 2017 in Ambientación, Preparación murparties | 0 comments

Papel antiguo

 

Los detalles en toda velada pueden cambiar totalmente la ambientación y darle un toque especial.

En esta entrada os contamos cómo envejecer papel fácilmente.

¿Para qué puedo usar papel envejecido?

Puedes usarlo para distintos fines, desde imprimir tus fichas de personaje directamente en este papel (especialmente cuando la época en la que transcurra la historia sea en siglos pasados) hasta simplemente para colocar por ahí hojas de papel envejecido. Por ejemplo si jugáis en una casa, puedes envejecer varios folios y cortarlos por la mitad. Los trozos resultantes se colocan en los libros que tengas en las estanterías sobresaliendo ligeramente. De este modo le damos otro aire a la estantería.

¿Y no es laborioso?

No, realmente es algo que se hace muy rápido (si bien tendrás que dejar el papel un rato en remojo, pero mientras puedes irte a dar una vuelta o a dormir).

Además solo necesitas:

  • Una bandeja
  • Folios para envejecer
  • Té negro o café (uno de los dos, el que prefieras)

¿Qué diferencia hay entre usar té o café?

El café tiñe algo más rápido, es más fácil conseguir más intensidad más deprisa, pero dejará un olor a café en las hojas que se notará bastante (si a tus invitados no les gusta mucho el olor a café quizá sea mejor no usarlo). El té es justo al revés, la hoja teñida huele menos, pero tiñe más despacio. No obstante esto puede compensarse dejando más tiempo a remojo el papel.

Cómo se hace

  • Prepara el café o el té, según lo que hayas elegido para realizar el envejecimiento.
  • Coge una bandeja y colócala en el área de trabajo con el folio que vayas a envejecer.

  • Vierte el líquido en la bandeja, en este ejemplo usamos té negro.

  • Esparce bien el té (o café) para que cubra bien todo el papel

Desde el primer momento se puede observar que el papel va cogiendo distintas tonalidades. Una vez llegados a este punto ya se trata de decidir cómo de teñido queremos el papel. Prueba a dejarlo una o dos horas y observa el resultado, si lo quieres más teñido déjalo más tiempo. Dependiendo del té o café que uses necesitarás más o menos tiempo de remojo.

El último paso es dejarlo secar, puedes dejarlo en la misma bandeja después de vaciarla de líquido o bien, con cuidado, sujetarlo con unas pinzas en el tendedero.

Animación proceso de envejecimiento

Proceso completo en modo animación 😀

 

Os recomendamos que dejéis el papel al menos un par de horas (sobre todo si se hace con té). Pasado este rato ya depende de si queréis que coja más o menos color. Como resultado tendréis un folio teñido y con un tacto que cambia ligeramente. No obstante aunque el papel parezca envejecido sigue siendo suficientemente fuerte como para usarlo en impresora o para escribir a mano cualquier cosa.

Trucos extra

Si después del proceso el papel te queda muy homogéneo y quieres ponerle manchas, puedes probar a ponerle algo más de té o de café. Esta vez no cubras el papel al completo sino que ponlo solo sobre algunas áreas del mismo.

Cuéntanos qué tal se dio

Seguro que además de las ideas que os hemos dado se os ocurren nuevas formas de uso … Si os animáis os invitamos que compartáis alguna foto con nosotros en las redes sociales. ¡Nos encantará verlo!

 

---
Twitter: @murparty
Facebook: murparty
Registrado en Safe Creative
Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on StumbleUpon